Prevención y Diagnóstico

El mejor tratamiento de cualquier enfermedad es su prevención. La finalidad es interponer barreras que interfieran en el desarrollo de enfermedades buco-dentales. Los beneficios serán mayores cuanto antes pongamos en marcha un programa preventivo o más rápidamente detectemos la enfermedad.
Desde la aparición de los primeros dientes es conveniente revisar la cavidad oral para poder diagnosticar de forma precoz posibles enfermedades o para reforzar conductas que nos ayuden a mantener la salud oral. En los bebes y primeros años de vida no son comunes las enfermedades de los dientes y encías, simplemente acudirán a revisiones y recibirirán intrucciones de higiene oral. Esto les ayudará a relacionar el ambiente de la clínica dental con experiencias más positivas, relajadas, y evitar así miedos o fobias en el futuro.