Periodoncia

La Enfermedad Periodontal es la patología que afecta a los tejidos de soporte del diente: encía, hueso alveolar, cemento y ligamento periodontal. Es la mayor causa de pérdida dental y afecta a 3 de cada 4 personas en algún momento de su vida.
Los síntomas son el sangrado espontáneo o con el cepillado, la aparición de pus en la encía, mal sabor o mal olor de boca, enrojecimiento, retracción, cambio de posición de los dientes, sensibilidad térmica, dolor e incluso movilidad.

Dependiendo del grado de afectación la clasificaremos en:

- Gingivitis: Inflamación y sangrado gingival sin destrucción de los tejidos periodontales.
- Periodontitis: Inflamación y sangrado gingival unidos a una destrucción irrevesible del periodonto. Se observa una pérdida del hueso alveolar y ligamento periodontal y la aparición de bolsas periodontales (espacios entre el diente y la encía que queda sin el soporte del hueso). Hay una serie de factores de riesgo que pueden desencadenar o agravar la enfermedad:

  • Mala higiene: Presencia de placa bacteriana y cálculo.
  • TABACO
  • Diabetes
  • Cambios hormonales: Embarazo
  • Impactación de alimentos
  • Oclusión traumática
  • Estress
  • Predisposición genética: Periodontitis agresiva, en edades tempranas y de rápida evolución.
  • Un tratamiento periodontal consiste desde la corrección de la técnica de higiene para el control de la placa bacteriana, hasta la eliminación de los factores desencadenantes de la misma: cálculos dentarios o sarro y bolsas periodontales.

    Detartraje

    Raspado y alisado radicular

    Cirugía Periodontal




  • Detartraje o limpieza bucal: Procedimiento clínico realizado para remover y eliminar en forma mecánica la placa bacteriana y el cálculo supragingival (sobre la encía). Para ello se usa el aparato de ultrasonidos. Será el tratamiento definitivo en casos de gingivitis y el tratamiento inicial en casos de periodontitis.



  • Raspado y alisado radicular: Procedimento clínico indicado para la remoción mecánica de placa y cálculos subgingivales (dentro de la encía). En estos casos ya está establecida una periodontitis, hay una pérdida de los tejidos de soporte dentarios y es la única forma de frenar el avance de la enfermedad. Se realiza de forma manual y con unos instrumentos llamados curetas. Se divide la boca en cuatro cuadrantes y cada dia limpiamos uno, se coloca anestesia en la zona a tratar y vamos eliminando el sarro depositado en toda la superficie de la raíz del diente, dejándola lisa y limpia.



  • Cirugía Periodontal: Una vez terminada la fase conservadora volvemos a evaluar al paciente, si vemos que la Periodontitis sigue activa pasaremos a la fase quirúrgica, que comprende una serie de técnicas específicas que pretenden conservar o reparar el tejido periodontal. Los objetivos de la cirugía periodontal son:

  • Limpiar la raíz.
  • Eliminar recovecos que favorezcan la infección, principalmente eliminación de las bolsas periodontales persisten tras el tratamiento conservador.
  • Eliminar la inflamación.
  • Favorecer la regeneración de los tejidos periodontales.
  • Eliminar los tejidos enfermos.
  • Crear morfología y una arquitectura fisiológica del periodonto.
  • Corregir defectos mucogingivales, restablecer la estética en la región de los dientes y el proceso alveolar.